SIGNATURA RERUM AGAMBEN PDF

Face — common and proper, genus and individual Threshold — inside and outside Coming community — state and non-state humanity [33] Other themes addressed in The Coming Community include the commodification of the body, evil, and the messianic. Matter that does not remain beneath form, but surrounds it with a halo — Giorgio Agamben, The Coming Community [33] The political task of humanity, he argues, is to expose the innate potential in this zone of indistinguishability. And although criticised as dreaming the impossible by certain authors, [34] he nonetheless shows a concrete example of whatever singularity acting politically: Whatever singularity, which wants to appropriate belonging itself, its own being-in-language, and thus rejects all identity and every condition of belonging, is the principal enemy of the State. Wherever these singularities peacefully demonstrate their being in common there will be Tiananmen, and, sooner or later, the tanks will appear — Giorgio Agamben, The Coming Community [35] Homo Sacer: Sovereign Power and Bare Life [ edit ] In his main work "Homo Sacer: Sovereign Power and Bare Life" , Giorgio Agamben analyzes an obscure [36] figure of Roman law that poses fundamental questions about the nature of law and power in general. Under the laws of the Roman Empire, a man who committed a certain kind of crime was banned from society and all of his rights as a citizen were revoked. He thus became a " homo sacer " sacred man.

Author:JoJosho Doull
Country:Haiti
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):14 January 2015
Pages:11
PDF File Size:18.79 Mb
ePub File Size:11.37 Mb
ISBN:565-7-55542-913-5
Downloads:35071
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Moran



Liberdplex, S. Es decir, se trata de pensamientos de algn modo l- timos o penltimos, para discutir entre amigos y co- legas, y a los que slo legitima una gran familiaridad con la investigacin. Los tres estudios aqu reunidos contienen las re- flexiones del autor sobre sendos problemas especfi- cos de mtodo: el concepto de paradigma, la teora de las signaturas y la relacin entre historia y arqueo- loga.

Si estas reflexiones se presentan siempre como una indagacin sobre el mtodo de un estudioso, Mi- chel Foucault, de quien el autor en los ltimos aos ha tenido ocasin de aprender mucho, es porque uno de los principios metodolgicos no discutidos en el libro -principio que el autor le debe a Walter Benja- min- sostiene que la doctrina slo puede exponerse 9 legtimamente bajo la forma de la interpretacin.

En contra de lo que suele creerse, el mtodo, de hecho, comparte con la lgica la imposibilidad de estar del todo separa- do del contexto en el que opera. No existe un mtodo vlido para todos los mbitos, as como no existe una lgica que pueda prescindir de sus objetos.

Segn otro principio metodolgico que el autor utiliza a menudo -aunque no aparece discutido en el libro-, el elemento genuinamente filosfico de toda obra, sea sta una obra de arte, de ciencia o de pensa- 1. En mis investigaciones he debido analizar figu- miento, es su capacidad de ser desarrollada, aquello que ras -el horno sacer y el musulmn, el estado de excep- Feuerbach defina como Entwicklungsflihigkeit.

En efec- cin y el campo de concentracin- que son, ciertamen- to, cuando se sigue tal principio la diferencia entre lo te, aunque en diversa medida, fenmenos histricos que le pertenece al autor de la obra y lo que se le atribu- positivos, pero que eran tratados en dichas investiga- ye a aquel que la interpreta y desarrolla se vuelve tan ciones como paradigmas, cuya funcin era la de cons- esencial como difcil de aprehender.

Por esto el autor tituir y hacer inteligible la totalidad de un contexto ha preferido arriesgarse a atribuirle a textos de otros lo histrico-problemtico ms vasto. Puesto que esto dio que estaba elaborando a partir de ellos, antes que correr lugar a equvocos, en particular, entre aquellos que el riesgo inverso y apropiarse de pensamientos o reco- -con mayor o menor buena fe- creyeron que yo in- rridos de investigacin que no le pertenecen.

Slo critos de la expresin paradigma, aunque sin defi- un pensamiento que no esconde su propio no-dicho, nirla nunca con precisin. No es to tipo de discurso cientfico en una poca dada y apelando a una ciencia normal en el sentido de si, por otro, no est dotado de los efectos de coer- T. Ya se ha observado la analoga entre estos con- Ser preciso, entonces, verificar si la analoga en- ceptos y lo que, en su libro The Structure olScientific tre los dos mtodos se refiere ms bien a problemas, Revolutions [La estructura de las revoluciones cientfi- estrategias y niveles de investigacin diferentes, y si el cas] , Thomas S.

Kuhn llama paradigma cien- paradigma de la arqueologa foucaultiana no es slo tfico. Aunque Foucault no ha explicado el funciona- homnimo del que marca, para Kuhn, el producirse miento de los paradigmas, segn Dreyfus y Rabinow, de las revoluciones cientficas.

Y cuando bros de cierta comunidad cientfica poseen en comn, un viejo paradigma es reemplazado por uno nuevo, es decir, el conjunto de las tcnicas, los modelos y los incompatible con l, se produce lo que Kuhn llama valores a los que los miembros de la comunidad ad- una revolucin cientfica. En el segundo sentido, el paradigma es un elemento singular de este conjunto -los Principia de Newton o el Almagesto de 3.

Una de las direcciones ms constantes de la in- Ptolomeo- que, sirviendo de ejemplo comn, sustitu- vestigacin de Foucault es el abandono de la concep- ye las reglas explcitas y permite definir una tradicin cin tradicional del problema del poder, fundado sobre de investigacin particular y coherente.

La analoga con los paradigmas kuhnia- una ciencia normal, aquello capaz de determinar los nos parece encontrar, aqu, una confirmacin impor- problemas que la comunidad debe considerar cient- tante.

As como Kuhn deja de lado la individuacin y ficos y los que no. Ciencia normal no significa, en el examen de las reglas que constituyen una ciencia este sentido, una ciencia gobernada por un sistema normal para concentrarse en los paradigmas que de- preciso y coherente de reglas. Por el contrario: si las terminan el comportamiento de los cientficos, Fou- reglas derivan, para Kuhn, de los paradigmas, stos cault cuestiona el primado tradicional de los modelos pueden determinar la ciencia normal incluso en au- jurdicos de la teora del poder para hacer emerger en sencia de reglas ibd.

Y as es simplemente un ejemplo, un caso singular que, a como Kuhn separa la ciencia normal del sistema de travs de su repetibilidad, adquiere la capacidad de las reglas que la definen, Foucault distingue muchas modelar tcitamente el comportamiento y las prcti- veces la normalizacin, que caracteriza al poder dis- cas de investigacin de los cientficos. El imperio de ciplinario, de la sistemtica jurdica de los procedi- la regla como canon de cientificidad se sustituye as mientos legales.

Cierta- digmas: mente, las razones de este silencio pueden ser perso- nales. En la citada rplica a George Steiner, quien le No es entonces un cambio de contenido refuta- reprochaba no haber citado el nombre de Kuhn, y cin de antiguos errores, descubrimiento de nuevas luego de aclarar que haba ledo el libro de Kuhn slo verdades , no es tampoco una alteracin de la for- despus de haber redactado Les Mots et les choses, ma terica renovacin del paradigma, modifica- Foucault precisa: por lo tanto, no he citado a Kuhn, ciones de los conjuntos sistemticos ; lo que est en sino al historiador de la ciencia que form e inspir su cuestin es lo que gobierna [rgit] los enunciados y pensamiento: Georges Canguilhem Foucault , el modo en que se gobiernan [rgissent] los unos a II: Tal afirmacin es cuando menos sorpren- los otros para constituir un conjunto de proposi- dente, en la medida en que Kuhn, que incluso declara ciones cientficamente aceptables y en consecuencia en el prefacio su deuda con dos epistemlogos france- susceptibles de ser verificadas o invalidadas a travs ses, Alexandre Koyr y mile Meyerson, nunca nom- de procedimientos cientficos.

En suma, un proble- bra a Canguilhem en su libro. Puesto que Foucault, ma de rgimen [rgime], de poltica del enunciado sin duda, no puede haber formulado a la ligera su afir- cientfico. En este nivel, no se trata de saber cul es macin, es posible -dada la estrecha relacin que lo li- el poder que pesa desde el exterior sobre la ciencia, gaba a Canguilhem- que haya querido devolverle a sino qu efectos de poder circulan entre los enun- Kuhn su descortesa.

Pero, por ms que Foucault no ciados cientficos; cul es, de alguna manera, su r- fuese insensible a los motivos personales, es cierto que gimen interno de poder; y de qu modo y por qu, las razones de su silencio no pueden ser solamente de en ciertos momentos, stos se modifican de una este orden. Pocas lneas despus, refirindose a Les Mots et les 4. Una lectura ms atenta de los escritos de choses, la distancia entre el rgimen discursivo fen- Foucault muestra, en efecto, que incluso sin nombrar meno genuinamente poltico yel paradigma criterio al epistemlogo estadounidense, Foucault toma dis- de verdad cientfica se confirma: tancia en varias ocasiones de su nocin de paradigma.

Analizar las positividades significa mos- pios del juego enunciativo. Los confunda mucho trar segn qu reglas una prctica discursiva puede con la sistematicidad, la forma terica o algo as formar grupos de objetos, conjuntos de enunciacio- como el paradigma ibd. Foucault sinti, entonces, hasta cierto punto con mucha fuerza, la proximidad del paradigma kuhnia- U n poco ms abajo, Foucault describe algo que no; pero no era tanto el efecto de una afinidad real parece corresponder a los paradigmas de Kuhn, pero como el fruto de una confusin.

Para l fue decisivo que prefiere llamar figuras epistemolgicas o um- el desplazamiento del paradigma de la epistemologa brales de epistemologizacin: a la poltica, su dislocacin sobre el plano de una po- ltica de los enunciados y de los regmenes discun;i- Cuando, en el juego de una formacin discursi- vos, en los cuales ya no se trata de una alteracin de va, un conjunto de enunciados se recorta, pretende la forma terica, sino ms bien de un rgimen in- hacer valer incluso sin 10grarIo normas de verifica- terno de poder que determina el modo en que los cin y de coherencia, y ejerce, con respecto al saber, enunciados se gobiernan entre s para constituir un una funcin dominante de modelo, de crtica o de conjunto.

Cuando pectiva muestra que, ya en , incluso sin nom- la figura epistemolgica as diseada obedece a cier- brados de manera explcita, Foucault parece querer to nmero de criterios formales Foucault distinguir conscientemente el tema de sus investiga- Siguiendo una No es slo un edificio onrico, sino el dia- direccin ya presente en obras como Les Rois thauma- grama de un mecanismo de poder llevado a su forma turges [Los reyes taumaturgos] de Marc Bloch, The ideal ibd.

Quien ha ledo sivo de los contextos metonmicos el siglo XVIII, la Surveiller et punir sabe bien que, ubicado al final de Francia meridional para restituir el primado a los la seccin sobre las disciplinas, el panopticon desarro- contextos metafricos.

La observacin es correcta slo lla una funcin estratgica decisiva para comprender a condicin de que se precise que, al menos para la modalidad disciplinaria del poder, y como tal se Foucault, no se trata de metforas, sino de paradig- transforma en algo as como la figura epistemolgica mas en el sentido que hemos visto, que no obedecen que, a la vez que define el universo disciplinario de la a la lgica del transporte metafrico de un significa- modernidad, marca tambin el umbral a travs del do, sino a la analgica del ejemplo.

No se trata aqu cual se pasa a la sociedad de control. Por el contrario, puede decirse que el para- tructura semntica. Ms parecido a la alegora que a digma define, en este sentido, el mtodo foucaultia- la metfora, el paradigma es un caso singular que se no en su gesto ms caracterstico. El grand enferme- asla del contexto del que forma parte slo en la me- ment [gran encierro], la confesin, la indagacin, el dida en que, exhibiendo su propia singularidad, vuel- examen, el cuidado de s: todos estos fenmenos ve inteligible un nuevo conjunto, cuya homogenei- histricos singulares son tratados -y esto constituye dad l mismo debe constituir.

Dar un ejemplo es, la especificidad de la investigacin de Foucault con entonces, un acto complejo que supone que el trmi- respecto a la historiografa- como paradigmas que, no que oficia de paradigma es des activado de su uso al mismo tiempo que deciden un contexto proble- normal no para ser desplazado a otro mbito, sino, 22 23 por el contrario, para mostrar el canon de aquel uso, mOVimiento, que va de lo particular a lo particular.

El ejemplo constituye una forma peculiar de conoci- Festo nos informa de que los latinos distinguan miento que no procede articulando universal y parti- exemplar de exemplum: el primero, que se aprecia con cular, sino que permanece en el plano de este ltimo. Aristteles no slo sobre todo moral e intelectual. El paradigma foucaul- parece sostener que el gnero comn preexiste a los tiano es las dos cosas al mismo tiempo: no slo ejem- particulares, sino tambin que el estatuto de mayor plar y modelo, que impone la constitucin de una cognoscibilidad gnorimteron que concierne al ejem- ciencia normal, sino tambin y sobre todo exemplum, plo permanece indefinido.

Ellocus classicusde una epistemologa del ejem- procedimientos cognoscitivos y nos presenta una sin- plo se encuentra en los Primeros analticos. Aqu Aris- gularidad que no se deja reducir a ninguno de los dos tteles distingue el procedimiento por paradigmas, de trminos de la dicotoma. El rgimen de su discurso la induccin y de la deduccin. Est claro -escribe- no es la lgica, sino la analoga, cuya teora ha re- que el paradigma no funciona como una parte res- construido Enzo Melandri en un libro ya clsico.

Y el pecto del todo [hos mros pros hlon], ni como un andlogon que ste produce no es ni particular ni gene- todo respecto de las partes [hos hlon pros mros], sino ral. De aqu su valor especial, que intentaremos com- como una parte respecto de la parte [hos mros pros prender.

Mientras la induccin proce- 7. En La linea e il circolo [La lnea y el crculo], de, entonces, de lo particular a lo universal y la de- Melandri ha mostrado que la analoga se opone al duccin de lo universal a lo particular, lo que define principio dicotmico que domina la lgica occidental. Pero en qu sentido y de qu cual este placer es la consecuencia necesaria de una modo se da aqu un tercer trmino?

Ciertamente, no voluntad racional pura, que oficia como regla para como un trmino homogneo a los dos primeros, cuya un ser que acta libremente, y que significa que identidad podra definirse a su vez por una lgica bi- debe actuarse absolutamente de ese modo particu- naria.

Slo desde el punto de vista de la dicotoma, el lar. Como necesidad pensada en un juicio estti- anlogo o el paradigma puede aparecer como un ter- co, esta puede definirse slo en forma de ejemplo tium comparationis. El tercero es esta indiscernibilidad, y si que, como tal, no es posible asignar [angeben] Kant se busca aferrarlo a travs de cesuras bivalentes se llega a: En este sentido, es imposible separar con claridad en un ejemplo su con- Como el juicio esttico segn Kant, el paradigma dicin paradigmtica, su valer para todos, de su ser un presupone en realidad la imposibilidad de la regla; caso singular entre los otros.

Como en un campo mag- pero si sta falta o es informulable, de dnde podr ntico, no se trata de magnitudes extensivas y gradua- el ejemplo extraer su valor de prueba? Y cmo es po- les, sino de intensidades vectoriales. La apora se resuelve slo si se comprende que el 8. Quizs en ninguna parte la relacin paradjica paradigma implica el abandono sin reservas del par del paradigma con la generalidad es expresada con particular-general como modelo de la inferencia lgi- tanta fuerza como en el pasaje de la Kritik der Urteils- ca.

La regla si an puede hablarse aqu de regla no krafi [Crtica del juicio] en el que Kant piensa la nece- es una generalidad que preexiste a los casos singulares 26 27 y se aplica a ellos, ni algo que resulta de la enumera- Esto significa que, uniendo las consideraciones cin exhaustiva de los casos particulares.

Ms bien es de Aristteles con las de Kant, podemos decir que el la mera exhibicin del caso paradigmtico la que paradigma implica un movimiento que va de la sin- constituye una regla, que, como tal, no puede ser ni gularidad a la singularidad y que, sin salir de sta, aplicada ni enunciada. Quien est familiarizado con la historia de las rdenes monsticas sabe que, al menos en los prime- En , Victor Goldschmidt -un autor que ros siglos, es difcil comprender el estatuto de lo que Foucault parece conocer y apreciar- publica Le Para- los documentos llaman regla.

En los testimonios digme dans la dialectique platonicienne [El paradigma ms antiguos, regla significa simplemente conversatio en la dialctica platnica]. Como es frecuente en los fratrum, el modo de vida de los monjes de un deter- escritos de este genial historiador de la filosofa, la ex- minado monasterio.

Con el pro- sensible, cuyo paradigma resulta ser la expresin tc- gresivo desarrollo de las rdenes monsticas y la cre- nica. Ya Georges Rodier haba observado que en los ciente necesidad de un control por parte de la curia dilogos muchas veces las ideas funcionan como pa- romana, el trmino regula asume cada vez ms el sig- radigmas para las cosas sensibles, pero otras veces son nificado de un texto escrito, que se conserva en el los sensibles los que se presentan como paradigmas monasterio y que debe ser preventivamente ledo a de las ideas.

Si en el Eutifrn la idea de piedad es, en aquel que, al abrazar la vida monstica, acepta some- este sentido, lo que se usa como paradigma para la terse a las prescripciones y a las prohibiciones que comprensin de los sensibles correspondientes, en el sta contiene. Pero al menos hasta San Benito, la re- Poltico, en cambio, es un paradigma sensible -el teji- gla no es una norma general, sino slo la comunidad do- lo que conduce a la comprensin de las ideas. La relacin paradig- [ Consideremos el caso, relativamente simple, Al comentar esta definicin, Goldschmidt muestra del ejemplo gramatical.

La gramtica se constituye y que parece existir aqu una estructura paradjica, a la puede enunciar sus reglas slo a travs de una prcti- vez sensible y mental, que l llama forma-elemento ca paradigmtica, a travs de la exhibicin de ejem- Goldschmidt: En otras palabras, el paradigma, plos lingiisticos.

Pero cul es el uso de la lengua que aun cuando es un fenmeno singular sensible, contie- define la prctica gramatical? Cmo se produce un ne de algn modo el eldos, la forma misma que se trata ejemplo gramatical? Tomemos el caso de los paradig- de definir. No es, entonces, un simple elemento sensi- mas que, en las gramticas latinas, dan cuenta de la ble presente en dos lugares diferentes, sino algo as declinacin de los sustantivos.

Aqu es de esta manera, reconocido en el otro, as tambin, en esencial la suspensin de la referencia y del uso nor- el paradigma, no se trata simplemente de constatar mal. Si para explicar la regla que define la clase de los cierta semejanza sensible, sino de producida a travs de performativos, el lingiiista pronuncia el ejemplo yo una operacin.

Por esto el paradigma nunca est ya juro, est claro que este sintagma no debe entender- dado, sino que se genera y produce paradegmatos [ Si se pregunta ahora si la regla se aplica al ejem- todo paradigmtico. En la produccin de la ciencia, plo, la respuesta no es fcil: el ejemplo est, de hecho, Platn distingue aqu dos etapas o momentos, repre- excluido de la regla, no porque no forme parte del sentados como dos segmentos continuos sobre una l- caso normal, sino, al contrario, porque exhibe su per- nea recta.

El primero, que define el procedimiento tenencia a l. En este sentido, el ejemplo es la contra- de la geometra, del clculo y de aquellos que practi- cara simtrica de la excepcin: mientras que sta se can las ciencias de este gnero, funda sus investiga- incluye a travs de su exclusin, el ejemplo se excluye ciones a partir de hiptesis, es decir, presuponiendo a travs de la exhibicin de su inclusin.

Pero de esta ste es el sentido del trmino griego hypthesis, de manera, segn el significado etimolgico del trmino hypotthemi, pongo debajo como base a partir de griego, el ejemplo muestra junto a s para-deknymi los datos que son tratados como principios conocidos, su propia inteligibilidad y, a su vez, la de la clase que de cuya evidencia no es necesario dar cuenta.

El se- constItuye. En Platn el paradigma tiene su lugar en la sino propiamente como hiptesis, es decir, como dialctica que, al articular la relacin entre el orden escalones y trampolines, para ir hasta lo no supues- inteligible y el sensible, hace posible el conocimiento. A cada una de estas concepciones mismas ideas, a travs de las ideas y hacia las ideas, hasta concluir en las ideas ibd.

INSATIABLE BY MEG CABOT PDF

The Signature of All Things

.

ADLI VE NLEME ARAMALAR YNETMELII PDF

Signatura rerum. Sul metodo

.

BERARDI PRECISION NUTRITION PDF

Signatura rerum

.

BURCKHARDT CICERONE PDF

Giorgio Agamben

.

Related Articles